miércoles, 16 de agosto de 2017

Cuento corto ...



Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos.
Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.
Cierto día, su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar.
El científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado.
Viendo que era imposible sacarlo, el padre pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención.
De repente se encontró con una revista, en donde había un mapa con el mundo, justo lo que precisaba.
Con unas tijeras recortó el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciendo: " como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie".
Entonces calculó que al pequeño le llevaría 10 días componer el mapa, pero no fue así.
Pasadas algunas horas, escuchó la voz del niño que lo llamaba calmadamente.
"Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo".
Al principio el padre no creyó en el niño!
Pensó que sería imposible que, a su edad hubiera conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.
Para su sorpresa, el mapa estaba completo.
Todos los pedazos habían sido colocados en sus debidos lugares.
¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz?
De esta manera, el padre preguntó con asombro a su hijo:
Hijito, tú no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste?
Papá, respondió el niño; yo no sabía como era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.
Así que di vuelta los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía como era.
"Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo".
GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ



domingo, 13 de agosto de 2017

Puede contar conmigo....

Compañera 

usted sabe 
puede contar 
conmigo 
no hasta dos 
o hasta diez 
sino contar 
conmigo


si alguna vez 
advierte 
que la miro a los ojos 
y una veta de amor 
reconoce en los míos 
no alerte sus fusiles 
ni piense qué delirio 
a pesar de la veta 
o tal vez porque existe 
usted puede contar 
conmigo

si otras veces 
me encuentra 
huraño sin motivo 
no piense qué flojera 
igual puede contar 
conmigo

pero hagamos un trato 
yo quisiera contar 
con usted 
es tan lindo 
saber que usted existe 
uno se siente vivo 
y cuando digo esto 
quiero decir contar 
aunque sea hasta dos 
aunque sea hasta cinco 
no ya para que acuda 
presurosa en mi auxilio 
sino para saber 
a ciencia cierta 
que usted sabe que puede 
contar conmigo

Mario Benedetti


miércoles, 9 de agosto de 2017

HAY PERSONAS MÁGICAS....





“Hay personas mágicas, te lo juro. Las he visto.
Se encuentran escondidas por los rincones del planeta. Disfrazadas de normales. Disimular es su especialidad. Procurando comportarse como los demás. Por eso, a veces, es tan difícil encontrarlas, pero cuando las descubres ya no hay marcha atrás.
No puedes deshacerte de su recuerdo.
No se lo digas a nadie, pero dicen que su magia es tan fuerte, que si te toca una vez, te atrapa para siempre“.


martes, 8 de agosto de 2017

EN "EL HOMBRE DE VITRUVIO" DE DA VINCI YACE UN EMBLEMA DE LA PROFUNDIDAD FILOSÓFICA DE LA ANTIGÜEDAD QUE FUE RETOMADA EN EL RENACIMIENTO

De: http://pijamasurf.com/

El hombre de Vitruvio
 de Leonardo da Vinci es una de las imágenes más conocidas del arte renacentista, lo cual podría ser un poco sorprendente ya que parece ser sólo un dibujo a lápiz y tinta de un hombre con extremidades superpuestas dentro de un círculo y un cuadrado. Sin embargo, este dibujo es mucho más que eso; es la solución simbólica de Leonardo a un antiguo problema matemático que tuvo cierta importancia también en la alquimia, en lo que se conoce como "la cuadratura del círculo".
Como se explica en el video, sabemos calcular el área de un círculo: el valor de  π (pi) por el radio al cuadrado; el área de un cuadrado: la base por sí misma. ¿Pero como tomar el área de un círculo y crear un cuadrado con un área igual? Este problema no se puede resolver matemáticamente, pero sí filosóficamente.

El arquitecto romano Marco Vitruvio encontró todo tipo de proporciones matemáticas en el cuerpo humano, a las cuales consideró como la medida de toda construcción arquitectónica, siguiendo el antiguo dictum de que el hombre es la medida de todas las cosas: "Sin simetría y proporción ningún templo puede tener un plan regular; esto es, debe tener una exacta proporción elaborada a partir de los miembros de una figura humana bien formada". Mucho se ha especulado que muchos de los grandes templos de la antigüedad guardaron la proporción áurea, algo que ha sido documentado por el alquimista René Schwaller de Lubicz en su estudio del templo de Lúxor (El templo en el hombre).

Leonardo se basó en los escritos de Vitruvio, quien escribió que se puede trazar un círculo perfecto alrededor del cuerpo humano si se toma el ombligo como centro y, también, que la extensión de los brazos y la altura del cuerpo traza un cuadrado. De aquí entonces que Leonardo ideara este dibujo y centrara al hombre como la respuesta a esta aporía.

leonardo-da-vinci-vitruvian-man

Pero hay más que eso: unos años antes de que Leonardo hiciera este dibujo el filósofo neoplatónico Pico della Mirandola había sugerido en su obra capital La dignidad del hombreque el ser humano era el centro del universo y que tenía una capacidad que lo acercaba a la divinidad, si bien en él también yacían los instintos más bajos --algo que había expresado igualmente Plotino-- y podía entonces situarse en cualquier lugar. En la gran cadena de seres que unía a Dios con el mundo, el hombre era aquel llamado a conocer la belleza de la Creación --a descubrir los secretos, como la cuadratura del círculo, como la proporción áurea-- y elevar la obra a su magnífico destino. Pico y su maestro Marsilio Ficino, traductor de Platón y de Plotino, fueron altamente influyentes en el círculo al que perteneció Leonardo.

Simbólicamente --en diversas culturas-- el círculo representa el espíritu (o el cielo) y el cuadrado la materia (o la tierra, la base en una estructura arquitectónica). Aquel que conecta a la materia y al espíritu es el hombre, quien tiene la sustancia que combina lo material y lo espiritual: el alma. El alma es también símbolo de la piedra filosofal, vehículo de la unidad divina entre la tierra y el cielo. 

Es por todo lo anterior que El hombre de Vitruvio de Da Vinci es tan significativo, un verdadero emblema de una forma de pensamiento que conjuga ideas filosóficas, matemáticas y alquímicas y se inscribe dentro de una mentalidad analógica. Como expresó John Mitchell: "Hombre, templo y cosmos eran vistos idénticos, y bajo este entendimiento se erigió toda la filosofía y la ciencia del mundo antiguo".

squaringthecircle

La ciencia detrás del estrés: cómo destruye tu cuerpo poco a poco


El estrés te matará. Si te han dicho esta frase en algún momento, un familiar o un amigo, estate atento: puede tener razón. Los desencadenates químicos que se liberan en el cuerpo al estar estresado, ejercen efectos perjudiciales a largo plazo.
El estrés no es en sí mismo malo. A corto plazo el estrés es fundamental para agudizar la memoria, la concentración y conseguir que los esfuerzos que realiza una persona sean más eficaces. El problema radica en el momento en el que este mecanismo permanece activado durante largos periodos de tiempo. Pues el estrés, es una carrera a contrarreloj, no una maratón; y es bien sabido que no puedes correr una maratón a la velocidad de una contrarreloj.
nivel crónico, el estrés propicia enfermedades cuyas consecuencias van desde simples infeccionesalergias y artritis hasta infartos cardiacos y cerebrales; pasando por depresionesansiedadtrastornos del sueño u otras patologías psicosomáticas, que terminan siendo incapacitantes para la persona que las padece.
Las personas aquejadas de estrés son personas que generalmente viven con miedo a lo que pueda ocurrir al día o a los días siguientes, a no estar a la altura de las circunstancias, a seguir sufriendo una presión continua tanto física como psicológica. Son personas que continuamente están dando vueltas a las cosas, nerviosas y asustadas, presentando anticipaciones cognitivas altamente negativas (piensan siempre lo peor de una situación).
Toda esta negatividad, el lamentarse, apegarte a los deseos, quejarte sin sentido de cosas impermanentes que siempre seguirán pasando, o de cosas a las que no le pones remedio, ¿que hacen estos pensamientos en tu cuerpo? Todos te causan estrés.
Cuando tu cerebro dispara estas sinapsis de ira, ansiedad, frustración, queja continua, está debilitando tu sistema inmunológico; estás aumentando tu presión arterial, aumentando el riesgo sufrir enfermedades del corazón, obesidad y diabetes, y una plétora de otras enfermedades derivadas de ese exceso de negatividad -como la psicología de hoy señala.

El cortisol: el representante químico del estrés en el cuerpo

La hormona del estrés, el cortisol, es el enemigo número uno de la salud pública. Los científicos han sabido durante años que los niveles elevados de cortisol pueden: interferir con el aprendizaje y la memoriadisminuir función inmunitaria y la densidad ósea; incrementar la ganancia de peso, la presión arterial, el colesterol, las enfermedades del corazón… La lista sigue y sigue.

El estrés crónico eleva los niveles de cortisol; aumentando riesgo de depresión, enfermedad mental y disminuyendo la esperanza de vida.


Dos estudios separados fueron publicados en la revista Science vinculando los niveles elevados de cortisol como un posible desencadenante de la enfermedad mental y disminución de la resiliencia, especialmente en la adolescencia. El cortisol se libera en respuesta al miedo o al estrés de las glándulas suprarrenales como parte del mecanismo de lucha o huida.
Si necesitas más evidencia de los efectos dañinos del estrés, hay innumerables estudios que muestran los impactos negativos del pesimismo, la amargura y el arrepentimiento en su salud.

La conclusión es la siguiente

Independientemente de lo que te depare tu camino, tu elección es simple: el amor o el miedo. Entiendo que es difícil encontrar felicidad en aquellas noches cuando sientes que estás solo en el mundo, cuando un ser querido pasa, cuando fallas en esa prueba o eres despedido de ese trabajo.
Pero cuando estos momentos vienen, no tienes que vivir en el arrepentimiento o en la culpa ni la nostalgia, no tienes que darles una atención negativa constante y permitirles remodelar tu cerebro hasta el punto de convertirte en un amargado, cansado, y cínico viejo gruñón.
Recuerda en esos momentos qué significa estar vivo; recuerda que el aprendizaje continúa, que sólo es una página del libro, aunque sea duro de pasar… pasará. No te quedes en esa página, pues dejarás de avanzar en el libro de tu vida.
Estate atento a las lecciones de los fracasos, haz algo nuevo, aprende y sobretodo, elige el amor sobre el miedo, haciendo cada día mejor que el anterior. No dejes que nada se cronifique en tu vida: ni los pensamientos ni las emociones negativas, porque se convertirán en un flujo dañino de químicos en tu cuerpo.

Ser madre equivale a tener dos trabajos y medio, según un estudio


La labor de una madre trabajadora equivale a más de dos jornadas laborales

El trabajo de madre es el más completo. El más extenuante. Y el peor pagado. Pero si pudiéramos cuantificar la cantidad de horas invertidas en casa y fuera de casa... ¡no saldrías de tu asombro! ¿Sabes cuántas horas semanales trabaja una madre? ¡98!Más del doble del promedio de una jornada laboral. Sí, como lo oyes. Según un reciente estudio, ser madre equivale a tener dos trabajos y medio. Casi nada.

Por qué ser madre equivale a tener dos trabajos y medio, según un estudio

Ser madre equivale a más de dos jornadas laborales
Atrás quedo ese dicho de 'ser madre es tener un trabajo a tiempo completo'. No, no... ser madre es ¡tener dos trabajo a tiempo completo! Más aún... algo más de dos trabajos. Estas son las conclusiones de un reciente estudio elaborado por la empresa de salud y nutrición Welch's (Estados Unidos).
Tras analizar la situación de más de 2.000 madres norteamericanas, con hijos entre 5 y 12 años de edad, y trabajo dentro y fuera de casa, descubrieron que en realidad una mamá trabaja unas 98 -100 horas semanales de media. Teniendo en cuenta que en la mayoría de trabajos la jornada laboral es de 39 horas semanales... haz las cuentas. El resultado es que las madres trabajan más de dos jornadas completas a la semana. Sólo que una de ellas, no está remunerada económicamente.
Además, las mamás encuestadas coincidían en lamentarse del poco tiempo que tenían para ellas, poco más de una hora al día. Más de un 40% se sentían 'asfixiadas' por la cantidad de tareas interminables que tenían en el hogar. Terminaban su trabajo fuera de casa y comenzaban el siguiente trabajo en el hogar. Sin tregua.
El estudio también confirmó las grandes dotes organizativas de las madres, ya que la mayoría se encargaba, a pesar de trabajar también fuera de casa, de preparar y controlar el menú semanal de los niños, la limpieza, llevar las cuentas del hogar y de todo lo referente a la educación escolar de los hijos.
Sin embargo... a mi las cuentas se me quedan cortas. Según este estudio, la jornada laboral de una madre comienza a las 6:23 am aproximadamente y termina a las 20:30 pm... Pero, ¿qué madre termina a las 20.30 horas de trabajar? ¡Si en cuanto se duermen los niños es justo cuando las madres comienzan a recoger, limpiar, preparar la ropa escolar del día siguiente... incluso planchar! A ver si a ti te salen las cuentas... La jornada laboral comenzaría a las 6 a.m y terminaría a las 00.30 am. Es decir, unas 18 horas y media al día... Y eso sin descansar el fin de semana, que dedicas tiepo completo al hogar y los niños. Con esta hipótesis, sumaríamos la friolera de casi 130 horas a la semana. Más de tres jornadas laborales. Ahora sí. Se acerca más a la realidad.
Trabajo interminable el de una mamá que trabaja dentro y fuera del hogar. Pero remunerado, sí, aunque no sea con dinero. Bien pagado, sí, aunque no sume más ceros a la cuenta corriente. Recompensado, sí. Bastan unos cuantos abrazos y besos de los hijos, y ya están las deudas saldadas. ¿O no?

domingo, 6 de agosto de 2017

¡¡BUENOS DÍAS DESDE EL PARAÍSO!!


"Nunca es tarde para alcanzar un sueño, sólo pon todo tu corazon y todas las ganas y jamás permitas que alguien te diga que no puedes hacerlo."